Los problemas de la multitarea

La multitarea parece una gran manera de hacer muchas cosas a la vez. Pero las investigaciones han demostrado que nuestros cerebros no son tan buenos para manejar múltiples tareas como nos gusta pensar que lo son. De hecho, algunos investigadores sugieren que la multitarea puede reducir la productividad hasta en un 40%.

¿Qué es lo que hace que la multitarea sea un asesino de la productividad? Podría parecer que estás logrando múltiples cosas al mismo tiempo, pero lo que realmente estás haciendo es cambiar rápidamente tu atención y enfoque de una cosa a otra. Cambiar de una tarea a otra dificulta la desconexión de las distracciones y puede causar bloqueos mentales que pueden ralentizarte.

¿Qué es la multitarea?

  • Realizar dos o más tareas simultáneamente
  • Cambiar de una cosa a otra…
  • Realizar una serie de tareas en rápida sucesión

¿La multitarea te hace más productivo?

Tómese un momento y piense en todas las cosas que está haciendo ahora mismo. Obviamente, estás leyendo este artículo, pero es probable que también estés haciendo varias cosas a la vez. Tal vez también estés escuchando música, enviando un mensaje de texto a un amigo, revisando tu correo electrónico en otra pestaña del navegador o jugando a un videojuego de ordenador.

Si estás haciendo varias cosas diferentes a la vez, entonces puedes ser lo que los investigadores llaman “multitarea pesada”. Y probablemente pienses que eres bastante bueno en este acto de equilibrio. Sin embargo, según varios estudios diferentes, probablemente no seas tan eficaz como crees.

La investigación ha demostrado que el cambio de una tarea a la siguiente tiene un grave efecto en la productividad. Las personas que realizan varias tareas tienen más problemas para eliminar las distracciones que las personas que se concentran en una tarea a la vez. Además, hacer tantas cosas diferentes a la vez puede perjudicar la capacidad cognitiva.

Para determinar el impacto de la multitarea, los psicólogos pidieron a los participantes del estudio que cambiaran de tarea y luego midieron cuánto tiempo se perdía con el cambio. En un estudio realizado por Robert Rogers y Stephen Monsell, los participantes fueron más lentos cuando tuvieron que cambiar de tarea que cuando repitieron la misma tarea.1

En otro estudio, realizado por Joshua Rubinstein, Jeffrey Evans y David Meyer, se comprobó que los participantes perdían cantidades importantes de tiempo al cambiar entre múltiples tareas y perdían aún más tiempo a medida que las tareas se volvían cada vez más complejas.

La importancia de la función ejecutiva

En el cerebro, la multitarea es manejada por las funciones ejecutivas. Éstas controlan y gestionan los procesos cognitivos y determinan cómo, cuándo y en qué orden se realizan ciertas tareas. Según Meyer, Evans y Rubinstein, hay dos etapas en el proceso de control ejecutivo.

  • Cambio de objetivos: Decidir hacer una cosa en lugar de otra
  • Activación del papel: Cambio de las reglas de la tarea anterior a las reglas de la nueva tarea

El movimiento a través de estos puede que sólo añada unas pocas décimas de segundo, pero puede empezar a sumar cuando la gente cambia de un lado a otro repetidamente. Esto puede no ser un gran problema cuando estás doblando la ropa y viendo la televisión al mismo tiempo. Sin embargo, si se encuentra en una situación en la que la seguridad o la productividad son importantes, como cuando conduce en un tráfico intenso, incluso pequeñas cantidades de tiempo pueden resultar críticas.

Aplicaciones prácticas para la investigación de la multitarea

Meyer sugiere que la productividad puede reducirse hasta en un 40% por los bloqueos mentales creados cuando la gente cambia de tareas. Ahora que entiendes el potencial impacto perjudicial de la multitarea, puedes poner este conocimiento a trabajar para aumentar tu productividad y eficiencia.

La próxima vez que te encuentres realizando múltiples tareas cuando estés tratando de ser productivo, haz una rápida evaluación de las diversas cosas que estás tratando de lograr. Elimina las distracciones y trata de concentrarte en una tarea a la vez.

¿Es la multitarea mala para tu cerebro?

En cualquier momento puedes estar enviando un mensaje de texto a un amigo, cambiando entre múltiples ventanas en tu computadora, escuchando el sonido de la televisión y hablando por teléfono, ¡todo al mismo tiempo! Cuando tienes un momento de tranquilidad en el que nada exige nuestra atención, es posible que no puedas evitar la distracción de tus aplicaciones favoritas o de los sitios de medios sociales.

La multitarea no es nada nuevo, pero el flujo constante de información de numerosas fuentes diferentes representa una dimensión relativamente nueva en el rompecabezas de la multitarea. Aunque sabemos que todo esto no es bueno para la productividad, ¿es posible que sea malo para la salud cerebral?

Incluso las personas que son consideradas multitareas pesadas no son realmente muy buenas en la multitarea. En un estudio, el investigador de la Universidad de Stanford, Clifford Nass, encontró que las personas consideradas multitareas pesadas eran en realidad peores para clasificar la información relevante a partir de detalles irrelevantes.3

Esto es particularmente sorprendente porque se asumió que esto es algo en lo que los multitareas pesados serían realmente mejores. Pero ese no fue el único problema que enfrentaron estos grandes multitareas. También mostraron mayor dificultad a la hora de pasar de una tarea a otra y estaban mucho menos organizados mentalmente.

Lo más aterrador de los resultados, según sugirió Nass más tarde, fue que estos resultados se produjeron incluso cuando estos pesados multitareas no eran multitareas. El estudio reveló que incluso cuando los multitareas crónicos se centraban en una sola tarea, sus cerebros eran menos efectivos y eficientes.

“Estudiamos a personas que eran multitareas crónicas, e incluso cuando no les pedimos que hicieran nada cercano al nivel de multitarea que estaban haciendo, sus procesos cognitivos se veían perjudicados. Así que básicamente, son peores en la mayoría de los tipos de pensamiento no sólo requeridos para la multitarea, sino que generalmente pensamos que involucran un pensamiento profundo”, dijo Nass a NPR en una entrevista de 2009.

Minimizar las consecuencias negativas de la multitarea

Entonces, ¿el daño de la multitarea es permanente, o poner fin a la multitarea deshará el daño? Nass dice que aunque se necesitan más investigaciones, la evidencia actual sugiere que las personas que dejen de hacer multitarea podrán desempeñarse mejor. Para evitar el posible impacto perjudicial de la multitarea:

  • Limita el número de cosas que haces malabares en un momento dado a sólo dos tareas.
  • Utilice la “regla de los 20 minutos”. En lugar de cambiar constantemente de tarea, intente dedicar toda su atención a una tarea durante 20 minutos antes de cambiar a la otra.

La multitarea no siempre es mala

Algunas investigaciones sugieren que las personas que se dedican a la multitarea en los medios de comunicación (utilizando más de un medio o tipo de tecnología a la vez) podrían ser mejores en la integración de la información visual y auditiva. Se pidió a los participantes en el estudio, de entre 19 y 28 años de edad, que rellenaran cuestionarios sobre su uso de los medios de comunicación5 .

A continuación, los participantes completaron una tarea de búsqueda visual con y sin sonido para indicar cuando el artículo cambiaba de color. Las personas que realizaban tareas múltiples y pesadas obtuvieron mejores resultados en la búsqueda cuando se presentó el sonido, lo que indica que eran más hábiles en la integración de las dos fuentes de información sensorial. Por el contrario, las personas que realizan tareas múltiples con mucho esfuerzo obtienen peores resultados que las personas que realizan tareas múltiples con poco o ningún esfuerzo cuando no se presenta el tono.

“Aunque los presentes hallazgos no demuestran ningún efecto causal, destacan una interesante posibilidad del efecto de la multitarea mediática en ciertas capacidades cognitivas, en particular la integración multisensorial. La multitarea en los medios no siempre es algo malo”, señalaron los autores del estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *